NO PEQUES MÁS

Texto base: San Juan 8:2-11
Y por la mañana volvió al templo, y todo el pueblo vino a él; y sentado él, les enseñaba. Entonces los escribas y los fariseos le trajeron una mujer sorprendida en adulterio; y poniéndola en medio, le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio.Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices? Mas esto decían tentándole, para poder acusarle. Pero Jesús, inclinado hacia el suelo, escribía en tierra con el dedo.Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella.E inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra.Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los postreros; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio.10 Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? 11 Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más.

Introducción:

El hombre es juez por naturaleza, nos gusta comparar, el marido compara a su mujer con otras y viceversa, el arquitecto compara con otros, el albañil siempre opina del trabajo del otro, así el mecánico, el músico y en casi todas las areas de la vida nos gusta tomar opinion o dar nuestro sagrada opinion y ver que al final sea la que valga o quien tenga la razón.

Jesus en su ministerio terrenal tuvo una oportunidad de enseñarnos algo acerca de juzgar a los demás, solo que aquí el juicio que se le presenta al parecer tenia razón aquellos que se acercan a el.

  1. Jesús venía de un tiempo de oración,
    dice el verso 1 que fue al monte de los olivos. (Verso 1),
    Después de un tiempo de oración Jesus estaba listo para enfrentar a sus opresores, cuando oramos a Dios , cuando estamos velando en oración la victoria esta de nuestro lado, la oración traerá bendición a nuestra vida, dirección a nuestras decisiones y poder en nuestras palabras. Si no oramos somos simples humanos con sabiduría humana, la oración transforma y potencia al creyente.

    El mejor ejemplo para una vida de victoria está en Jesus que nos muestra que antes de cada batalla el estaba preparándose en la oración.

  2. LA OPOSICIÓN ante su poder.
    Estaba en el Templo enseñando (ver 2), a Jesús lo seguía mucha gente por la sabiduría que el tenia al hablar, y dice que todo el pueblo vino a el.
    Le trajeron un problema que los lideres religiosos de su tiempo sabían como resolver según la ley, pero querían oír a Jesus y ponerlo a prueba. A ver que acción tomaría.
    Levitco 20:10 dice Si un hombre cometiere adulterio con la mujer de su prójimo, el adúltero y la adúltera indefectiblemente serán muertos.
    Deuteronomio: 22:22 dice Si fuere sorprendido alguno acostado con una mujer casada con marido, ambos morirán, el hombre que se acostó con la mujer, y la mujer también; así quitarás el mal de Israel.
    Si hubiere una muchacha virgen desposada con alguno, y alguno la hallare en la ciudad, y se acostare con ella;
    23 -entonces los sacaréis a ambos a la puerta de la ciudad, y los apedrearéis, y morirán; la joven porque no dio voces en la ciudad, y el hombre porque humilló a la mujer de su prójimo; así quitarás el mal de en medio de ti.

    Le trajeron a una mujer pecadora ante El, y así confrontarlo con la ley de moisés que era parte de la fe del pueblo judio, Ver 5- EN LA LEY Nos mando Moises apedrear a tales mujeres. Tu, pues que dices?
    Debía o no morir la mujer según la ley? La respuesta es SI. Cualquier hombre pudiera dar su respuesta a tan fácilmente pregunta, sin embargo, Jesus no es cualquier hombre, el vino a buscar y salvar lo que esta perdido.
    de Jesus nunca vas a encontrar Juicio y condenacion en este tiempo, el vino para rescatar al perdido, para perdonar al culpable y darnos una nuevo oportunidad de vida. Gloria a El.

    Cual fue la respuesta de Jesus?.
    Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella.

        E inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra.
Qué respuesta: !!!- Nadie podría imaginarse lo que Jesus respondería a una pregunta como esa.

  • Primero – Jesus conoce la condición del hombre (todos somos pecadores),
  • Segundo – Jesus sabía que el hombre juzga sin pensar en si mismo, mira el error del prójimo y no mira su propio error.
  • Tercero – Jesus invade la privacidad moral de cada persona en ese lugar poniéndolos en la misma situación de la mujer adultera, al descubierto, apelando a la razón y el sentido real de la vida moral que llevan, me llama la atención que habían ancianos, adultos y jóvenes.

3- CUANDO JESUS HABLA el hombre calla y reconoce.

Que hicieron los que trajeron a la mujer. Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los postreros; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio.

Deja que la voz De Dios te guié en tu vida, escucha su Palabra que te libertará, deje de mirar los errores de los demás y analiza tu vida ante Dios y ante tu prójimo.

4- LA MUJER LIBRADA DE LA MUERTE:

Le trajeron a una mujer, y el hombre?

Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó?

11 Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más.

La misericordia de Jesús hacia esta mujer fue en una defensa acusando en sus mentes a los que la juzgaban, Jesus no aprobó lo que hizo la mujer, de ninguna manera, pero quizo darle la oportunidad de rectificar su estilo de vida.

La orden de Jesus a la mujer es la misma para nosotros en este día de gracia. NI YO TE CONDENO, Vete y no peques más.

Que gloriosa declaración del maestro de galilea que mereciendo la muerte por ley, Jesus le dice ni yo te condeno, Jesus vino para darte vida en abundancia.

No hay pretextos ante Dios para pecar, no hay pretextos para no servir al Señor, hoy que me escuchas si hubiera un juicio en tu contra quizo todos tengamos que decir, merece morir por pecador, y hacer una lista de tus pecados , mentiroso, ladran, fornicario, adultero, lascivias, envidioso, chismoso etc.

Pero hoy Jesus está entre nosotros y nos dice, NI YO TE CONDENO, solo Sigue tu camino, sigue tu vida, disfruta tu hogar, tu trabajo tus gustos, pero sin pecado.

Oremos.

Predicado: 16 de sep, 2018, en mérida yucatan a la iglesia Emanuel.
permiso para ser usado quien lo desee en sus predicaciones de acuerdo a su voluntad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí